Por qué la elección del proveedor es crucial para la tarjeta de recarga y la estación de recarga.

Por fin has tomado la decisión: te pasas al transporte eléctrico. Por supuesto, es una decisión estupenda, pero el estrés de elegir aún no ha terminado. Pronto aparecen nuevas preguntas, como «¿Existe una tarjeta de recarga universal para poder recargar en cualquier parte?» o «¿Cómo se calculan exactamente los ciclos de carga en las estaciones de recarga públicas?». Además, de repente nos encontramos con un mundo de abreviaturas nuevas e importantes, como eMSP y CPO. Para los nuevos usuarios esto suele crear una maraña de nuevos términos, con la incertidumbre que ello conlleva.

Para los conductores de coches eléctricos, la atención se centra en primer lugar en la elección del vehículo y la instalación de la red de recarga en casa. La elección del proveedor de la tarjeta de recarga no se aborda hasta la siguiente fase. Sin embargo, un proveedor de calidad es fundamental para que la conducción eléctrica funcione sin problemas.

El eMSP hace que cargar sea fácil.

Los proveedores de tarjetas de recarga se denominan Proveedores de Servicios de Electromovilidad, o eMSP por sus siglas en inglés. A través de su plataforma, los eMSP ofrecen acceso a los puntos de recarga de su propia red con una app o una tarjeta de recarga, se encargan de una facturación correcta, brindan servicios adicionales y facilitan el acceso a otras redes.

Sin duda, este último punto no debería subestimarse. A diferencia del precio del combustible en las gasolineras normales, en los puntos de recarga eléctrica no suele indicarse el precio por kWh. El tiempo de recarga previsto también es difícil de calcular, ya que generalmente tampoco se indica. Por tanto, hasta que la factura mensual no llega al buzón, no se sabe con exactitud cuáles son los costes. Un eMSP de calidad brindará al usuario la transparencia necesaria sobre el coste exacto y las características de un ciclo de carga.

En otras palabras, la elección del proveedor influye directamente en la utilización eficiente de su vehículo eléctrico. Esto no solo comprende la correcta liquidación financiera de los ciclos de carga y las cuotas de suscripción, sino también el tamaño de la red de estaciones de carga y el nivel de la prestación de servicios. Un proveedor de calidad irá más allá de la mera facturación de los ciclos de carga; por ejemplo, proporcionará información sobre el comportamiento de conducción, el consumo energético y los patrones de recarga por medio de análisis, apps y paneles de control en tiempo real. Esta información te permite optimizar tus propios patrones de conducción y recarga.

Distintas fórmulas.

El precio y las fórmulas ofrecidas por los diferentes eMSP pueden diferir considerablemente. Por ejemplo, es posible trabajar con una tarifa de suscripción fija o con un margen fijo sobre las tarifas que cobre el operador de la estación de recarga. Dado que estas últimas tarifas también son muy distintas, el importe final por un ciclo de carga en una estación de recarga (semi)pública puede variar significativamente, por lo que merece la pena analizar esto en función de tu propio patrón de conducción.

Un CPO gestiona tu estación de recarga.

Los eMSP facilitan el uso de las estaciones de recarga para los usuarios, pero los propietarios u operadores de una estación de recarga también pueden recibir ayuda a la hora de gestionarla. En este caso, hablamos de un Operador de Puntos de Carga o CPO, por sus siglas en inglés.

Al igual que en el caso de los eMSP, existe amplia gama de posibles servicios que el CPO puede asumir, desde un punto de vista técnico y comercial:
• la instalación de las estaciones de recarga;
• el mantenimiento y la reparación de las estaciones de recarga;
• la facturación y el pago de los ciclos de carga por parte de terceros;
• la facturación personalizada de los ciclos de carga del propietario;
• hacer que la estación de recarga sea accesible a eMSP externos.


Los CPO determinan las tarifas de la estación de carga para otros usuarios y las transfieren al eMSP del usuario. La fijación de precios puede llevarse a cabo de distintas maneras. Algunos CPO trabajan con una tarifa en función de la corriente consumida o del tiempo de carga, mientras que otros parten de un importe fijo por ciclo de carga con un recargo adicional en función de la corriente consumida o del tiempo de carga.

Con la estandarización, todos salen ganando.

Los CPO pueden compartir en tiempo real las tarifas, las características de carga y el estado de sus estaciones de recarga por medio de protocolos estandarizados como OCPI (Open Charge Point Interface). Este desarrollo se ha hecho esperar, pero es sumamente beneficioso tanto para los CPO como para los eMSP. Gracias a ello, los eMSP pueden ofrecer a sus clientes una infraestructura de recarga mucho más amplia que los puntos de recarga de su propia red. Los CPO, por su parte, pueden permitir que los puntos de recarga de sus clientes sean utilizados por un público más amplio e incrementar así sus propios beneficios y los del propietario del punto de recarga.

Esto también es ventajoso para el usuario del punto de recarga, ya que gracias a la cooperación entre su eMSP y el CPO del punto de recarga, puede saber de antemano y de manera precisa cuáles son las tarifas de carga que se aplican en el punto elegido. Además, gracias a la cooperación entre el eMSP y el CPO, los usuarios ya no tienen que trabajar con diferentes tarjetas de recarga. Por último, a los operadores de las estaciones de recarga les resulta sumamente práctico que todas las acciones de carga – desde cualquier eMSP – puedan mostrarse y gestionarse claramente.

A la hora de elegir un eMSP o un CPO, hay distintos factores que determinan el precio. También existen posibilidades y fórmulas muy diversas para ambos tipos de proveedores.  Smappee ofrece tanto servicios de CPO como de eMSP. Si deseas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

© Smappee. Todos los derechos reservados.